APRENDER A DESAPRENDER

A veces, tenemos que aprender a desaprender. Nos han sometido a un aprendizaje inducido, antes preparado y muy convencional bajo una estrategia totalmente anticuada. Pero ¿qué es desaprender? ¿es simplemente olvidar todo lo que sabemos? No. Al menos que padezcamos de Alzheimer, esto no va a pasar debido a que nuestra memoria nunca olvidará. 

Desaprender es el arte de saber que puedes reescribir tus creencias, tu filosofía y tus actitudes. Es la capacidad de entender y saber que si es posible que exista algo que vaya más allá de lo que hemos aprendido, es reconocer que podemos convertirnos en portadores de información real y pacífica. Cuando algunos maestros dicen que es el momento de vaciar la taza, se refieren a simplemente dejar a un lado todo en lo que hemos creído durante el transcurso de nuestras vidas e intentar llenarla nuevamente con otra información, esto son “desaprendizajes”.

Habitamos un mundo de continuas transformaciones, de evolución y de crecimiento, pero lo único que se mantiene desde hace siglos bajo un método arcaico, es el aprendizaje. Las escuelas e instituciones mantienen la misma infraestructura y el mismo modelo desde hace más de 200 años, en donde encontramos las mesas alineadas en posición para ver hacia el pizarrón, todos estamos uniformados y atendiendo firmemente ante el llamado de algún profesor. ¿Cómo es posible que hemos cambiado la forma de comunicarnos, de presentarnos, de trasladarnos, de vivir, pero la de aprender sigue siendo la misma? ¿Será esto casualidad? 

Los que me conocen saben que creo en que nada es casual. 

Muchas personas no están interesadas en que esto cambie, no sería conveniente para ellos porque es la primera doctrina que utilizan para entrenar a un sistema donde la creatividad tiene límites y paredes bien definidas. El desaprender se apoya en agradecer la experiencia de esa doctrina, agradecer todo lo concebido anteriormente y entender que hay algo más en donde no existen los límites y no hay paredes que te mantienen acorralado, porque desaprender es el símbolo máximo de la creatividad. Desaprender es ser escéptico para desarmar lo aprendido y volver a construirlo, colocar partes que no encajen para algunos, pero que para ti tienen un significado que se ajusten a ti, que conecten con el verdadero tú. 

¿Sabes cuál es el verdadero tú? ¿Al menos has pensado que hay algo malo detrás del espejo? ¿O algo falso en esa habitación? ¿Qué es? ¿El espejo, el reflejo o el resultado del espejo cuando lo ves? Desaprender es saber que cuando te veas en espejo, entiendas que no hay un solo ente, si no que realmente hay 3 actuando. El espejo, el reflejo y tú. 

Una vez hice el experimento de meditar rodeado de espejos, pues quería ver también mi reflejo meditando sin darle importancia a mi ser, solo a mi reflejo basado en la postura, en el cruce de mis piernas, a mi posición corporal, al cuello erguido, al posicionamiento de mis manos y determinar si podía observar el reflejo de mi espíritu ascendiendo a través del espejo, así estuve un buen tiempo concentrado frente al espejo, viéndome y viendo mi reflejo, meditando para traer respuestas conscientes y despierto. 

Muchos pasamos por esto mil y unas veces, vivimos para un reflejo, trabajamos para un reflejo, nos vestimos y nos alimentamos para el reflejo, entrenamos al reflejo y al final obtendremos un reflejo exitoso si así lo deseamos, pero lamentablemente seguirá siendo un reflejo. Desaprender es ser consciente de que, en ese preciso instante, hay algo más. Lo que estás viendo es un simple reflejo, te estás viendo en un objeto que se llama espejo y lo más curioso y maravilloso de todo esto es que sin ese espejo, no existes tú. Una vez que puedas ver el interior de ti, no vas a ver un reflejo, si no que encontrarás LA VERDAD. 

 


ESCRITO POR LEONARDO MONTBRUN - 16 Mayo 2018
Co Founder of: Montbrun Group, TrustT, Eat In, Sashta.